T'ai Chi Ch'uan

Principal Arriba ¿Que es Tai Chi?

 

Dice el Tao - Tê - Ching

 

Conserva como meta el vacío absoluto;

Permanece en estado de perfecta paz.

Todas las cosas entran en la existencia,

Y desde allí las vemos regresar,

Contempla las cosas que florecen;

Cada una vuelve a su origen.

Regresar al origen se llama paz;

Es la regresión al destino.

El regreso al destino se llama eternidad.

El que conoce la eternidad se llama iluminado.

El que desconoce la eternidad está abocado a la miseria.

Conociendo la eternidad, lo abarca todo.

El que todo lo abarca es grandioso

Siendo grandioso, es omnipresente.

Si es omnipresente, es supremo.

Aquel que alcanza el Tao es inmortal.

Aunque su cuerpo muera, nunca parecerá.

 

El practicante de T’ai Chi, al realizar la forma, debe centrar su atención en buscar el nacimiento de todos sus movimientos para lograr percibir una sola corriente de energía que recorre el organismo y, en su caso, proyectarse al exterior.

La unidad debe ser producto de la calma.

El ojo interior debe dibujar el sueño de una fuente que abreva de un cántaro sin fin, un tranquilo río que hunde repentinamente en una cascada, un grano que pez que se sumerge a descansar en las profundidades del Lago.

Nuestro oído debe atrapar, en idéntica proporción, los sonidos del exterior sin producir alteración  pero captando su acción  la ingresa a nuestra corriente de movimiento.

Nuestra piel, debe permitirse a través de la relajación, una alta sensibilidad que disponga libertad para nuestra musculatura y hasta trasmitan a nuestros sentidos como circula la sangre.

Con este marco, el espíritu abrirá los portales de un estado, semejante al estar entre nieblas, de gran apertura y, paradójicamente, de significativa introspección. (Hsuan Men)

Por supuesto, el dominio técnico debe estar consolidado pues ni la memoria o el agotamiento deben interrumpir este procedimiento.

Al practicar T’ai Chi Ch’uan, se realizan cantidades de ejercicios conjuntos. Desde los más físicos destinados a mejorar el aspecto exterior del individuo, hasta aquellos ejercicio mas internos destinados a formar, modificar y ocasionalmente, con una práctica seria transformar el interior de la persona de tal forma que resulte en un todo equilibrado y armónico.

Al practicar T’ai Chi Ch’uan podemos observar como se desarrollan tres grandes aspectos:

  • El aspecto dedicado a la salud

  • El aspecto dedicado a lo marcial

  • El aspecto dedicado al cultivo del espíritu

Cuando el practicante se mueve, pone en funcionamiento toda una serie mecanismos destinados a hacer circular el chi y la sangre.

Este chi es la energía vital, que al circular libremente por el organismo restituye el sistema de salud, revitalizándolo al punto de corregir, por ejemplo problemas circulatorios, alteraciones emocionales, alergias, problemas posturales y otros.

Para mejorar esta circulación de chi, no hay mas que practicar, las formas (tanto mejor cuanto mas tradicionales sean) de manera prolija y atendiendo a las posiciones, aún a aquellas que nos parezcan poco importantes o irrelevantes. Esto es porque al movernos estiramos, masajeamos, activamos los canales por los cuales circula esta energía vital.

Tal como dicen los maestros Ancestrales, estas formas deben ejercitarse periódicamente conservando la relajación, la continuidad y la circularidad en cada una de las técnicas practicadas.

En el área dedicada al aspecto marcial, podemos hablar de lo importante que resulta no descuidar este aspecto de la práctica, ya sea para poder mantener la calma en una situación de riesgo, o para mantener la tradición, y así mantener vivo el Arte.

Pero sin duda, el aspecto marcial mas importante, no está presente en poder defenderse de una agresión externa, sino en saber defenderse una agresión interior.

Dice el Tao Te Ching,

“... quien conoce a los demás es poderoso,

quien se conoce así mismo es sabio...

y esto es cierto también en lo marcial, ya que nuestro peor enemigo, podemos ser nosotros mismos. Así como conocemos todas nuestras habilidades, también así conocemos nuestras debilidades, y esto nos puede ubicar en una situación de desventaja.

Dentro de la práctica del T’ai Chi Ch’uan se conoce como “el tigre blanco”, ese tigre interior que nos conoce y puede separarnos del verdadero camino del Arte.

Y por último el aspecto interior dedicado al cultivo del espíritu, el que nos permitirá crecer por dentro, ya sea como marcialistas y como individuos.

Desde tiempos antiguos las personas trataron de alcanzar la inmortalidad, en todas partes del mundo alquimistas ingirieron pociones para alcanzarla, sin resultados. Sin embargo los alquimistas taoístas, desarrollar prácticas internas, ejercicios que no hicieron otra cosa que aumentar la salud, y alcanzar así la longevidad.

No es poco común escuchar de practicantes de T’ai Chi Ch’uan de noventa, cien o mas años de edad. 

Pero es muy importante recordar las palabras de los maestros, estos aspectos no se ejercitan por separado, forman parte de la misma práctica. Y se desarrollan y crecen en el ámbito de una práctica seria y sincera de propósitos.

 


Escuela Taoísta Hung Lin - Dedicada a la enseñanza de las Artes Taoístas desde 1980

Sede central: Miralla 643 - Capital Federal - República Argentina - C.P.1440
TE.: 5411-4641-1267                                                         TE.: 01167474347                                                          e-mail: info@bosquetaoista.com.ar
Copyright Escuela Taoísta Hung Lin (Entidad de carácter cultural sin fines de lucro).Todos los símbolos registrados.Para navegar por este sitio, se recomienda trabajar con un resolución de video de 1024 x 768 dpi